Click acá para ir directamente al contenido
  • Innovación

Cofundador de Reveniu: Hay que empezar a conectar y confiar en otros para cambiar las cosas

Miguel Paz dejó atrás su pasado como periodista de política y ahora está enfocado en una herramienta para facilitar el siempre engorroso paso de cobrar.

Hay dos Miguel Paz en uno. Por un lado, está el periodista clásico, que trabajó en importantes medios de Chile e hizo clases de periodismo en la CUNY. Por otro está el emprendedor de Reveniu, una startup que ayuda a cobrar a pymes, medios, fundaciones y artistas. Indefectiblemente, sale el reportero avezado en medio de la charla centrada en su proyecto actual. ¿Una señal? El humo del cigarro a través del Zoom.

Esta semana ocurrió el CyberDay en Chile, con nuevos récords de transacciones y bajo nivel de quejas de los usuarios. En el primer día del evento de comercio electrónico, Transbank sufrió una caída que perjudicó miles de compras que intentaban pagarse usando Mercado Pago, Pago Fácil y otros medios.

"La mayoría de nuestros clientes están en el negocio de las suscripciones y los pagos recurrentes - nuestra especialidad - y no están mucho en el e-commerce, pero es molesto para todo el mundo que no haya información cuando ocurre un problema. Ese es el principal asunto y es raro porque cuando una empresa opta por el silencio, la única respuesta por parte de sus clientes es el repudio", dice Paz a Las3Claves.

"Ahora hay más competencia, y ha hecho que (Transbank) se ponga las pilas. Si no hacen cambios incrementales de manera rápida les puede perjudicar porque en cualquier momento llega Stripe a Chile, que permite hacer procesos de checkout súper fluidos", agrega Paz, quien odia la letra chica.

Para Paz, el coronavirus se ha convertido en una gran oportunidad. "Es fascinante todo lo que ha ocurrido con la pandemia y la explosión del e-commerce. A comienzos de año se hablaba que el crecimiento en el año iba a ser de un 30% y a esta altura ha ido sobre el 200%. La crisis ha sido una oportunidad para mucha gente, que ha tenido que reinventarse y puede hacer negocios digitales, lo que es súper atractivo para tener más movilidad social".

- ¿Qué tanto les ha ayudado este boom?
- Para todos los que tenemos startups que tienen que ver con facilitar el acceso a herramientas para gestionar sus cobros y administrar la información de sus clientes y de las transacciones ha sido una bendición. A todas las personas que tienen un negocio les gusta vender, pero a nadie le gusta sentarse frente a una planilla excel durante cinco días al mes para hacer cuadrar cosas y entender quién me pagó y andar persiguiendo clientes.

"Con Reveniu eso se termina porque nos enfocamos en el pago recurrente, como suscripciones, membresías y donaciones recurrentes. Cuando la persona hace un pago, se registra la tarjeta como en Netflix o Amazon, y los cobros mensuales se hacen automatizadamente y les llegan notificaciones a las partes".

-¿Cuál es el diferencial de Reveniu?
- Para nosotros es súper importante revolucionar la relación entre quien cobra y quien paga, porque a nadie le gusta cobrar ni pagar. En Chile tenemos la mala experiencia que quien te vende algo te trata bien hasta que hiciste la compra, de ahí la gente se olvida. Lo importante es que la información sea transparente y que la gente pueda darse de baja con un click.

- ¿Por qué hay tantas apps de pago en Chile? Khipu, Mercado Pago, Pago Fácil, Fpay, Flow...
- No podría decirlo, pero sé que producto de ciertas deficiencias de Transbank se presentó una oportunidad para varias empresas de entregar una experiencia de pago más amable. A mí lo que me movió para hacer Reveniu es que estructurar sistemas de pago para cualquier pyme en América Latina es un dolor de cabeza. Significa demasiadas cosas al mismo tiempo como para lo que una empresa pequeña puede hacer. Esto es algo que también tiene relación con la prensa y las fundaciones. Parte de la nueva forma de financiarse de los medios y las ONG es el apoyo de su audiencia y la comunidad. Y en Reveniu el objetivo es entregarles una herramienta para que en cinco minutos puedan cobrar y establecer una relación a largo plazo.

- La transparencia en un tema recurrente en las Fintech, como nos comentó el cofundador de Fintual.
- A mucha gente se le hace difícil porque se lo explican en difícil. Poder armar un sistema de pago y de gestión de tu información tiene que ser algo que ojalá pueda hacer mi mamá. Cada cuanto le muestro a ella cómo vamos y si no entiende es una alerta. Hay que simplificar y explicar las cosas en fácil y en lenguaje humano y no de abogados e ingenieros, que es el que puebla todo el mundo del retail, la banca, las AFP.

"La revolución digital en el ámbito de las fintech y el servicio al cliente final, en un negocio que se trata de postventa, tiene que ver con transparentar, facilitar todo y que sea más amable. Parte de la irritación de las personas cuando algo falla es porque la omnicanalidad de las empresas no existe porque tienen todo tercerizado. Las empresas no se preocupan porque dicen 'no tenemos tanta competencia', pero de repente entran Cornershop, Cumplo y Fintual".

La generación neo

Para Miguel Paz, fundador del proyecto Poderopedia y ex editor de El Mostrador, hay que prestarle atención a un grupo de emprendedores que hace rato está moviendo ideas y negocios.

"Hay una nueva capa que llamo los neo neo millonarios, emprendedores que podrían llegar a ganar mucho dinero y que tienen ciertas cosas que se repiten. En algún minuto tuvieron que salir de Chile y se dieron cuenta que en EE.UU. no eran Larraín ni Soto, sino que eran unos latinos más y que había gente igual o más buena. Entraron a un escenario de mucha competencia y aprendieron que es un valor intrínseco de cualquier sociedad que se mueve bien. Han vuelto a Chile y tienen un visión distinta de hacer las cosas".

"El mejor ejemplo es NotCo. En los medios se escribe todos los días sobre tal banco o retail, pero NotCo aterriza 30 millones de dólares de Amazon y después en una segunda ronda, 80 millones. Hay que entender la dinámica de esas empresas e inspirar a otras personas. En Chile, pese a las barreras, hay gran capital humano y hay que empezar a conectar y confiar en otros para cambiar las cosas".

- ¿Nombres de esta nueva capa?
- Los chicos de Fintual, Lucho Ahumada (de Mediastream), también estoy pensando en los Arch Daily, de los que salieron de Groupon, Cornershop. También hay otra gente, como inversionistas ángeles. Tengo un gran amigo Rodrigo Guaiquil y su esposa Viviana Flores, que han invertido calladitos en empresas de robótica, en otro tipo de startups. La lógica del rubio con pantalones dockers y camisa azul se terminó. En Chile hay grupos que están haciendo cosas y lo importante es ver cómo empiezan a haber más puentes, más bastardización".

- ¿Cómo conviven la competencia con la colaboración?
- Como dicen por ahí, la cultura se come a la estrategia al desayuno. ¿Cómo en el día a día uno va construyendo una cultura en la organización? La primera cosa importante para una cultura colaborativa es la forma en que contratamos. En Chile, y lo pongo como un ejemplo de muchos, no se publican avisos de trabajo para periodistas, a no ser que sean los obligatorios. Muchas veces ya tienen a alguien visto para el puesto y el aviso es una formalidad. Ese tipo de cosas matan cualquier posibilidad de competir y ser mejores porque terminas contratando a pura gente de tu red, una receta para el desastre.

En el ámbito de la tecnología existe una mayor demanda por talentos calificados y existe una menor oferta, lo que ha hecho que las empresas tenga que adaptarse a aprender cómo hacer un aviso de trabajo realista. Contratar de la manera más diversificada posible, con gente lo más distinta posible, hace que una empresa sea competitiva y siente las bases de una lógica más de colaboración.

Las3Claves para reinventarse después de los 40: "Hacer algo que te apasiona es lo principal. Todo lo que he hecho en la vida es porque me llama la atención y me gusta mucho el potencial que tiene el proyecto. Lo segundo es que tus riesgos sean más o menos controlados y que estés dispuesto a soportar las dificultades. Lo último es que sea con gente en la que confías por su talento, habilidad y calidad humana".